Ascensores como una herramienta necesaria para mejorar la vida de determinadas personas

17 Abril, 2020

En casos como el de José María, de 89 años de edad, si desea salir a la calle, hay cuatro pisos de escaleras que se presentan como un auténtico obstáculo en su camino. Debe utilizar una banqueta de metal para bajar esos cuatro pisos a diario, debido a la insuficiencia cardíaca que padece desde hace años. José María asegura sentirse “enjaulado” en su propio hogar. Como José M. existen numerosos casos de personas en Madrid que, si desean salir a la calle, lo tienen francamente complicado. La Fundación Ressa que hemos mencionado anteriormente, hace un poco más de un año, llega hasta las vidas de personas como José María, portando entre sus brazos una solución que acabaría con las dificultades que José María debe afrontar y que hacen que su vida sea mucho más compleja. Rehabilitar sus viviendas sería una buena opción, para adaptarlas a las personas que viven en ellas y mejorar su calidad de vida.

¿Qué medidas tomar?

Una de las opciones más comentada y valorada por la Fundación Ressa, es la instalación de ascensores en ciertos bloques en los que no hay. Ha habido vecinos que han pedido a la fundación un ascensor para un máximo de cinco personas, con capacidad para una silla de ruedas y un aislamiento de la fachada del bloque, según cuenta el presidente de la fundación, Ángel Catena. La fundación busca la ayuda del Ayuntamiento de la Comunidad de Madrid, que, en muchas ocasiones, es imprescindible. En las manos de todos está ayudar a aquellos que no pueden desplazarse con facilidad según sus circunstancias. En Madrid, existen más de cientos de personas de avanzada edad o que presentan dificultades de movilidad que no pueden llevar a cabo una labor tan común como bajar a la calle.

A pesar de que en el año 2013 se aprobó una ley que buscaba garantizar la accesibilidad universal en 2017, es una situación dramática que no ha cesado. De las 26 millones de viviendas que existen en España, 15 se construyeron antes de 1980, con lo que sus instalaciones no son precisamente modernas y adaptadas a las nuevas tecnologías que sirven, entre otras cosas, para facilitar la movilidad de las personas dentro de su bloque. El proyecto: “Raíces de Barrio” pretende paliar todas estas carencias que no ayudan a que quienes más lo puedan necesitar, se desplacen con total sencillez. Actualmente, la Fundación Ressa está centrando su trabajo en un conjunto de viviendas de la Colonia Moscardó que cuenta con un total de 53 portales y 530 viviendas. En dicha zona, la mayoría de los vecinos son personas con problemas de movilidad o con una edad avanzada. En cuanto la fundación haya logrado obtener la subvención correspondiente para instalar el primer ascensor en uno de los bloques, se podrá proceder a instalar más ascensores en el resto.

Ver todas